7.12.16

TOFFEE NUT LATTE (CAFÉ TIPO STARBUCKS)

Buenos días! Para mi uno de los mayores placeres en Invierno es tomar un café bien caliente. Cada año, ante la llegada de la Navidad, me encanta escaparme a una de esas macrocafeterías super conocidas como es Starbucks a tomar un rico café caliente, especiado, con nata y siropes. Pero como no lo tengo demasiado cerca de casa, este año he querido basarme en su delicioso Toffee Nut Latte para crear mi propio Café Caliente para Navidad.

Toffee Nut Latte (café tipo Starbucks)

No soy especialmente amante del café solo, ni con hielo... pero sí del mocha, el cappuccino, el latte y, también pero en menor medida, el café con leche. La verdad es que las diferencias entre estos tres últimos son bastante pequeñas y se basan principalmente en las cantidades y la forma de preparación. El Latte me encanta porque tiene un sabor muy suave a café gracias a que contiene el doble de leche que de propio café (o incluso menos café aún si lo prefieres!), que, además, endulzado con algún tipo de sirope o salsa lo convierte en éxito. El café que se emplea en su elaboración debe ser espresso (intenso, concentrado y sin mucha agua), el cual se combina con leche cremada y se corona con un poco de espuma de leche.

En esta ocasión, como su nombre indica, he elaborado mi propio Toffee Nut Latte basándome en los ingredientes del mítico café de Starbucks pero totalmente a mi gusto. Para ello, he elaborado una salsa de caramelo y nueces, un latte y lo he coronado con un poco de nata montada y canela. Rapidísimo y riquísimo! Queréis la receta?

Toffee Nut Latte (café tipo Starbucks)


TOFFEE NUT LATTE (CAFÉ TIPO STARBUCKS)


INGREDIENTES para el Toffee Nut Latte:
  • Café espresso
  • Leche
  • Pasta de Caramelo y Nueces (50ml nata líquida para montar caliente, 40g azúcar blanco, 12g mantequilla, 30g nueces)
  • Azúcar blanco
  • Nata líquida para montar

PREPARACIÓN del Toffee Nut Latte:

Empezamos elaborando la Pasta de Caramelo y Nueces (cantidad aproximada para 4-5 cafés):
  • Para ello, necesitamos tostar las nueces, o bien al horno o bien con una sartén a fuego medio unos minutos. Cuando estén listas, procedemos a triturarlas por completo hasta conseguir una pasta aceitosa (como cuando hacemos praliné).
  • En un cazo a fuego medio ponemos el azúcar blanco para elaborar nuestro caramelo. El azúcar, en contacto con el calor, se irá deshaciendo hasta obtener un caramelo de un tono marrón claro (si oscurece mucho, se quema y queda demasiado fuerte de sabor). Es importante que no removais ni toquéis el azúcar cuando se está convirtiendo en caramelo ya que pueden formarse cristales. Cuando esté todo el azúcar disuelto con el tono marrón deseado, retiramos del fuego.
  • Añadimos la nata líquida para montar (la calentamos previamente en el microondas sin que llegue a ebullición), poco a poco, en forma de hilo, mientras removemos con unas varillas de mano o una pala de madera. La mezcla de caramelo y nata espumará, subirá en el cazo y puede salpicar. Hay que ir con cuidado porque podemos quemarnos.
  • Incorporamos también la mantequilla y la pasta de nueces trituradas. Mezclamos para que se disuelva y se integre todo.
  • Volvemos a colocar a fuego medio unos 3 minutos más para disolver posibles grumos.
  • Retiramos, metemos en un tarro de cristal y dejamos a temperatura ambiente.

Ahora ya podemos elaborar nuestro café caliente, Toffee Nut Latte (las cantidades de los ingredientes dependerán de la cantidad de vasos de café que queráis preparar, por eso, yo os voy a indicar las proporciones para cada vaso) (mi elaboración es a mano, sin uso de máquina especializada en este tipo de café):

  • Preparamos el café espresso y, recién hecho, rellenamos un poco menos de 1/3 de nuestro vaso. Le incorporamos una cucharada generosa de pasta de caramelo y nueces y una o dos cucharaditas de azúcar blanco. Mezclamos con una cuchara para que se disuelva bien.
  • Calentamos la leche en el fuego o bien en el microondas (si lo hacéis así, calentar 1 minuto). Inmediatamente, con unas varillas de mano o bien una batidora eléctrica, batimos a velocidad media para que la leche espume. Adquirirá aire y ésto hará que la parte superior de la leche se forme espuma. Rellenamos un poco menos de 2/3 del vaso con la leche. En la parte superior, colocamos una capa fina de espuma de leche.
  • Montamos un poco de nata y, con ayuda de una manga pastelera y una boquilla de estrella, colocamos un poco de ésta en la parte superior de nuestro café latte.
  • Espolvoreamos un poco de canela en polvo. Y listo!
Toffee Nut Latte (café tipo Starbucks)

Este Toffee Nut Latte me ha parecido ideal para esta época del año en la que empezaremos a querer tener un café caliente entre nuestras manos para coger un poco de calor. El sabor a café es muy suave; la leche, la espuma y la nata le aportan cremosidad; y el caramelo, las nueces y la canela aportan ese guiño dulce, divertido, invernal y navideño. Además me parece genial que, al no ser unas cantidades fijas, puedes adaptarlo totalmente a tu gusto, añadiéndole más nueces y caramelo, o bien cargándolo con un poco más de café espresso.

Caeréis en la tentación de tomar uno de estos deliciosos cafés calientes junto a un polvorón o un trozo de turrón de Jijona? Os aseguro que no os llevará más de 15 minutos elaborarlo!

Toffee Nut Latte (café tipo Starbucks)

Espero que os animéis a preparar vuestro propio Toffee Nut Latte. E incluso a variar el tipo de frutos secos o especias, estoy segura de que también quedará delicioso!

Os espero aquí para leer vuestros comentarios, resolver vuestras dudas y ver las fotos de vuestros propios cafés de Navidad. Me las haréis llegar?

Besoooootes <3

1.12.16

DRIP CAKE DE MANDARINA ESPECIADA Y CREMA DE QUESO (TARTA NAVIDAD)

Buenos días! Menos de un mes para que llegue la Navidad, mi cumpleaños, las comilonas, las reuniones familiares... Y yo, que soy una enamorada de las tartas a capas tipo Layer Cake, no me he podido resistir a preparar una con enfoque totalmente invernal y navideño: con su reno, su nieve, sus ramas y su color blanco. Repleta de ingredientes diferentes que combinan de manera estupenda y que recuerdan absolutamente a la Navidad por su olor y sabor: Drip Cake de mandarina, canela, ron, queso, chocolate blanco y coco! El adjetivo irresistible se queda corto para definirla.

Drip Cake de Mandarina Especiada y Crema de Queso (Tarta Navidad)

Voy a poner un poquito de orden porque seguro que con tanto ingrediente os habéis asustado un poco... y no es para nada una tarta difícil, ni mucho menos!

Pues bien, se trata de un bizcocho de mandarina especiado con canela en polvo y con un ligero toque de ron, que me encanta como combina con el sabor cítrico. Desde que probé la combinación de naranja y brandy en este Bundt Cake supe que era un acierto seguro combinar el alcohol con este tipo de frutas así que he decidido volver a juntarlos. El resultado: un bizcocho esponjoso y húmedo a la vez, con un olor y sabor totalmente navideño gracias a la canela y a la mandarina. Mi chico, de hecho, lo ha catalogado como uno de los mejores bizcochos sin chocolate que he hecho nunca! Y yo feliz, muy feliz de oírle decir eso y ver el gusto con el que se ha comido su porción de tarta!

En cuanto a la cobertura, no podía ser otra que mi infalible crema de queso y mantequilla. A mi me gusta tal cual, sin aromas, sin pastas, sin esencias... a mi la crema de queso me gusta que sepa a lo que es, a queso. Y ésta sin duda es queso crema puro y duro. Una de las cosas que más me gusta de esta crema es su consistencia porque, a pesar de no llevar ni gelatina ni ningún espesante ni tampoco excesivo azúcar glas (otro punto a favor!), se mantiene firme y te permite rellenar, cubrir e incluso decorar con boquillas de forma. Una de mis cremas favoritas del blog que ya he usado en varias de mis recetas como en mis Cupcakes de cheesecake y arándanos.

Y por último y como guinda final, el goteo o "drip" está elaborado con una ganache de chocolate blanco y ron, espolvoreado con coco rallado. Y aquí el alcohol se nota y de manera bien intensa! Pero es que en estas fechas toca darle un toque de rock and roll a nuestros postres, no? Ah, por cierto, ni os imaginais lo maravilloso que es juntar la mandarina con el coco... otro de mis infalibles!

Drip Cake de Mandarina Especiada y Crema de Queso (Tarta Navidad)


DRIP CAKE DE MANDARINA ESPECIADA CON CREMA DE QUESO Y COCO

*Molde redondo de 15cm. Cantidad de 8 a 10 porciones.

INGREDIENTES para el bizcocho de mandarina, ron y canela:
  • 100g mantequilla
  • 125g azúcar moreno
  • 2 huevos L
  • 125g yogur griego
  • Ralladura y zumo de 2 mandarinas (tamaño mediano)
  • 60ml de ron
  • 220g harina
  • 1 y 1/2 cucharaditas de levadura en polvo
  • Una pizca de sal
  • 2 cucharaditas de canela en polvo

PREPARACIÓN del bizcocho de mandarina, ron y canela:
  • Precalentamos el horno a 170º con calor arriba y abajo. Engrasamos un molde de 15cm con spray desmoldante o mantequilla pomada.
  • Dejamos la mantequilla a temperatura ambiente para que se vaya ablandando hasta que tenga una textura pomada, es decir, cuando chafamos ligeramente con el dedo y queda perfectamente la huella hundida.
  • Preparamos previamente también la ralladura y el zumo de las mandarinas (yo he triturado las mandarinas enteras sin piel y luego he colado la preparación para eliminar los grumos, las pepitas y las pieles).
  • En un bol, también, juntamos la harina, la levadura, la sal y la canela. Tamizamos y reservamos para uso posterior.
  • Ahora sí, empezamos a elaborar nuestra masa de bizcocho. En el bol de nuestra batidora juntamos la mantequilla pomada con el azúcar moreno. Mezclamos aumentando la velocidad progresivamente hasta obtener una mezcla cremosa y untuosa. Aproximadamente batimos unos 5 minutos.
  • Añadimos los huevos, uno a uno, primero a velocidad media y luego a velocidad alta. Batimos también enérgicamente para que emulsione bien con la mantequilla y el azúcar hasta que doble su tamaño y la masa adquiera aire y esponjosidad.
  • Incorporamos el yogur, a velocidad baja-media hasta que se integre con los demás ingredientes. La masa se volverá más blanquecina.
  • Añadimos la mitad de la mezcla tamizada de harina, levadura, sal y canela. Lo hacemos a la velocidad mínima de nuestra batidora o bien con una espátula de mano realizando movimientos envolventes. Os recuerdo que sólo se debe mezclar lo justo para que no queden grumos ya que sino la masa nos puede quedar más densa de lo deseado.
  • Incorporamos el zumo, la ralladura de las mandarinas y el ron. Mezclamos suavemente asegurandonos de que se reparte bien por toda la masa.
  • Por último, añadimos la otra mitad de harina, levadura, sal y canela. Mezclamos como anteriormente.
  • Vertemos toda la masa dentro del molde y metemos en el horno durante 55 minutos. Como sabéis, cada horno es un mundo así que acordaos de ir revisando vuestro bizcocho y retirarlo del horno cuando al pincharlo con un palillo o una brocheta de madera, ésta sale limpia y seca.
  • Dejamos enfriar en una rejilla por completo y cuando esté a temperatura ambiente podemos cortarlo a capas con una lira (así nos aseguramos de que todas las capas tienen el mismo grosor) o, en su defecto, con un cuchillo.
  • Reservamos las capas hasta montar la tarta. A mi me gusta taparlas con papel film durante este rato.

Drip Cake de Mandarina Especiada y Crema de Queso (Tarta Navidad)

INGREDIENTES de la crema de queso:
  • 150g azúcar glas
  • 125g mantequilla
  • 300g queso philadelphia frío

PREPARACIÓN y MONTAJE de la crema de queso:
  • Dejamos la mantequilla a temperatura ambiente hasta que adquiera una textura pomada. Cuando esté lista, la ponemos en el bol de nuestra batidora junto al azúcar glas. Primero batimos a velocidad lenta y vamos aumentando progresivamente. Batimos enérgicamente hasta que la mezcla blanquee, se vuelva sedosa y no queden grumos de mantequilla ni de azúcar.
  • Añadimos el queso philadelphia directamente de la nevera y quitando previamente el suero. Mezclamos suavemente con una espátula de mano, ayudando al queso a incorporarse con la mantequilla y el azúcar. La mezcla se volverá muy cremosa, sin grumos y con un tono totalmente blanco.
*A mi me encanta esta crema con estas cantidades y proporciones ya que la textura que adquiere es consistente y nos permite rellenar y decorar tartas con manga sin necesidad de un enfriado previo. Además su sabor es absolutamente a queso crema, intenso y sedoso a la vez.
  • Rellanamos las capas de nuestra tarta con la misma cantidad de crema (podéis hacerlo a ojo o bien como yo lo he hecho, utilizando la cuchara de helado para poner tres bolas en cada uno de los dos rellenos y que así queden con la misma cantidad). Alisamos con una espátula llegando a todos los bordes y tapamos con una tapa de bizcocho.
  • Cuando tengamos todas las capas rellenas y montadas, cubrimos la tarta por fuera. Para ello, vamos poniendo la crema alrededor de la tarta con ayuda de una espátula codada y vamos alisando suavemente. Cuando toda la tarta esté cubierta de crema (tanto los laterales como la parte superior) pasamos la pala alisadora para que quede perfecta.
*Yo normalmente realizo de 2 a 3 capas de cobertura cuando quiero que no se vea nada del bizcocho y la crema quede uniforme. Para ello, pongo la primera capa que la llamamos "sujeta migas", aliso y pongo en la nevera unos 20 minutos o un poco más. Pongo otra capa encima y procedo de la misma manera. Y así hasta que considero que la tarta está perfecta.
*Esta tarta debe conservarse siempre en la nevera ya que contiene queso, y éste es un producto perecedero.

Drip Cake de Mandarina Especiada y Crema de Queso (Tarta Navidad)

INGREDIENTES para el drip de ganache, coco y ron:
  • 50g nata líquida para montar
  • 100g chocolate blanco
  • 20ml ron
  • Coco rallado

PREPARACIÓN y MONTAJE del drip de ganache, coco y ron:
  • En un cazo a fuego lento, calentamos la nata con el chocolate hasta que se deshaga y los dos ingredientes se integren. No debe llegar a hervir o la mezcla se estropeará! Mezclamos con una pala de madera para ir mezclando los dos ingredientes.
  • Retiramos del fuego y añadimos el ron. Volvemos a mezclar con la pala de madera y dejamos que se enfríe a temperatura ambiente.
  • Pasado este tiempo, metemos en la nevera unas horas para que adquiera más consistencia y podamos realizar el drip a nuestra tarta.
  • Cuando tenga la textura deseada (hay gente que prefiere que gotee hasta abajo, otra que prefiere que esté muy denso... va un poco a gustos) cubrimos la superficie de la tarta y con mucho cuidado vamos dejando caer gotas por los laterales de la tarta. Para ello, yo dejo caer un poco de crema con la punta de una cuchara de café, y así hasta completar todo el diámetro de la tarta.
  • Espolvoreamos coco rallado por toda la superficie de la tarta, evitando que caiga en los laterales.
  • Metemos en la nevera hasta el consumo de la tarta.

Drip Cake de Mandarina Especiada y Crema de Queso (Tarta Navidad)

Os ha gustado la propuesta de hoy? A mi me tiene robado el corazón! Y encima hay más, mucho más... justamente ocho propuestas dulces más para estas navidades en forma de tarta. Por qué? Pues porque en el equipo Megasilvita estamos un poco locos y hemos pensado que sería super interesante para todos vosotros crear un especial de tartas de navidad! Nueve tartas especiales, únicas, diferentes y originales para triunfar por todo lo alto en las cenas y comidas de estas fiestas. Queréis verlas?


1. Tarta de Glühwein de Con Aroma de Vainilla
2. Tarta fácil de Chocolate sin Glúten de Merceditas Bakery
3. Cheesecake de Galletas de Jengibre de Jaleo en la Cocina
4. Tarta de Chocolate saludable de O'Food
5. Tarta de Especias y crema de Galletas al caramelo de Megasilvita
6. Tarta Pan de Jengibre Gingerbread cake de Manzana&Canela
7. Drip Cake de Mandarina especiada y queso de Cookcakes de Ainhoa (mi propuesta)
8. Tarta de Chocolate y Galletas de Contigo en la Playa
9. Tarta Ferrero de Un pedacito de Cielo

Deseo que os animéis a endulzar vuestras fiestas con alguna de nuestras tartas Navideñas! No olvidéis enviarme vuestras fotos, dudas y preguntas, comentarios e impresiones! Estoy encantada de leeros y conoceros un poco más.

Besoooootes <3 

23.11.16

TARTA HELADA DE WHISKY (SIN HORNO)

Buenos días! La Navidad está llegando a los comercios, a las calles y a las casas, con sus consecuentes compras e ideas de primeros preparativos. Conozco mucha gente que ya está pensando en su menú para estas fiestas y es que son tantos días de comidas y reuniones que hay que pensar en muchas opciones! En mi casa apostamos mucho por recetas tradicionales, de las de siempre, y por supuesto nunca puede faltar la mítica Tarta Helada de Whisky.

Tarta Helada de Whisky (sin horno)

Algunas de las grandes virtudes que tiene esta tarta frente a los caóticos menús navideños son que puede hacerse con total antelación y guardarse en el congelador hasta su consumo; todo el mundo sabe de qué se trata y os aseguro que no podrán negarse a tomar un trocito; no empalaga, no se hace pesada, no es densa y eso ayuda en estos días en los que no paramos de comer; es sencilla pese a sus pasos de elaboración y el acabado no solo es delicioso sino también bonito.

Tarta Helada de Whisky (sin horno)

Además, la Tarta Helada de Whisky es, sin duda alguna, el postre favorito de mi padre. Ha sido durante dos años el pastel protagonista en su cumpleaños (versionado en diferentes estilos); es el postre que siempre, desde que yo tengo memoria, ha pedido en los restaurantes a los que vamos juntos; es la receta dulce a la que nunca, nunca, nunca dice que no y además repite.

Y a mi me encanta probar diferentes maneras de prepararla y que él, por supuesto, me de su visto bueno.

En esta ocasión, he partido de la receta de Atrapada en mi cocina y, como es habitual en mi, he realizado cambios y he introducido otro relleno y una cobertura diferente. El resultado: un bizcocho empapado en whisky, un relleno de whisky con corazón de vainilla y crocanti, y una cobertura de yema tostada, nata montada y almendra crocanti.

Tarta Helada de Whisky (sin horno)


TARTA HELADA DE WHISKY (SIN HORNO)

*Molde redondo 15cm.

INGREDIENTES para la base de bizcocho borracho:

  • Plancha fina de bizcocho de vainilla
  • Almíbar de whisky: 25g azúcar blanco, 50ml agua y 15ml whisky.

PREPARACIÓN de la base de bizcocho borracho:

  • Empezamos preparando el almíbar. Para ello, en un cazo a fuego medio calentamos el agua junto al azúcar hasta que empiece a hervir y el azúcar se haya disuelto por completo.
  • Retiramos del fuego y añadimos el whisky. Mezclamos y dejamos enfriar a temperatura ambiente.
  • Forramos la base del molde con papel film (si usáis papel de cocina, el almíbar puede mojarlo y se acabará rompiendo).
  • Colocamos nuestra plancha de bizcocho de vainilla (yo suelo tener siempre alguna congelada para cuando realizo tartas sin horno y quiero poner una base de bizcocho) en la base del molde.
  • Cuando el almíbar ya haya enfriado, pintamos por completo nuestro bizcocho, dejándolo bien empapado. Reservamos en la nevera mientras realizamos las siguientes preparaciones.


Tarta Helada de Whisky (sin horno)

INGREDIENTES para el doble relleno de whisky y vainilla:

  • 3 hojas de gelatina neutra
  • 2 huevos L
  • 40ml leche
  • 75g azúcar blanco (usado en tres tandas de 25g cada una)
  • 300ml nata para montar
  • 30ml whisky (podéis añadir más cantidad para conseguir un sabor más intenso a alcohol si preferís)
  • 2 cucharaditas vainilla en pasta
  • Un puñado de almendra crocanti

PREPARACIÓN del doble relleno de whisky y vainilla:

  • Colocamos las hojas de gelatina en un bol con agua muy fría. Dejamos hidratar durante 10-15 minutos.
  • Separamos las yemas y las claras de nuestros 2 huevos. Reservamos las claras para uso posterior.
  • En un cazo a fuego lento, calentamos la leche y 25g de azúcar. No debe llegar a hervir, únicamente es calentarlo. Retiramos del fuego e incorporamos las 2 yemas de huevo. Mezclamos enérgicamente con unas varillas de mano para que los tres ingredientes se integren por completo.
  • Como ya habrán pasado los 10-15 minutos, incorporamos a nuestra mezcla las hojas de gelatina hidratadas. Debemos asegurarnos de que están bien escurridas antes de añadirlas a la mezcla para que no nos quede aguado. Mezclamos para que se deshagan y se repartan bien por toda la masa.
  • Ahora vamos a preparar los dos rellenos: Separamos esta preparación en 2 boles. En uno de ellos colocamos 1/3 de la cantidad, es decir, unos 40ml; en el otro colocamos 2/3 de la cantidad, aproximadamente 80ml). Al primer bol que contiene la menor cantidad le añadimos la vainilla en pasta, mezclamos y calentamos ligeramente al fuego de nuevo. Al segundo bol que contiene la mayor cantidad le añadimos el whisky, mezclamos y calentamos también a fuego lento unos minutos. Dejamos enfriar a temperatura ambiente.
  • De mientras, aprovechamos para montar la nata junto a 25g de azúcar. Reservamos en la nevera hasta su uso.
  • También montamos las claras de huevo separadas anteriormente con los últimos 25g de azúcar. Debemos conseguir un merengue firme y brillante. Reservamos en la nevera también.
  • Retomamos las mezclas anteriores. Empezamos por la de vainilla (la de menor cantidad), que será el corazón escondido de nuestra tarta. Le añadimos 100ml de nata montada, 30ml de merengue y un puñado de almendra crocanti. Mezclamos con movimientos envolventes. Forramos un molde redondo de 11 cm con papel film y vertemos dentro de él la masa de vainilla que hemos preparado. Metemos en el congelador para que cuaje por completo.
  • Ahora elaboramos nuestro otro relleno de whisky. A este bol le añadimos 200ml de nata montada y 60ml de merengue. Mezclamos también con movimientos envolventes y reservamos en la nevera.
  • Ahora nos ponemos a montar el relleno de nuestra tarta. Sobre la base de bizcocho que ya hemos almibarado y tenemos en la nevera, ponemos una fina capa de relleno de whisky bien alisada. Encima de esta colocamos nuestro disco de relleno de vainilla (como ya habrá cuajado en el congelador, sacamos del molde con nuestras manos con mucho cuidado) lo más centrado posible. Acabamos de verter por encima y por los laterales el relleno de whisky que nos queda. Alisamos la superficie y metemos en el congelador durante mínimo 8 horas (yo lo he dejado toda la noche).


Tarta Helada de Whisky (sin horno)

INGREDIENTES para la cobertura de yema tostada:

  • 100ml leche
  • 120g azúcar
  • 20g maicena
  • 2 huevos

PREPARACIÓN de la cobertura de yema tostada:

  • En un cazo a fuego medio, hacemos hervir 75ml de leche junto al azúcar.
  • En un bol aparte, juntamos los 25ml de leche restante con la maicena y mezclamos bien hasta que no queden grumos. Añadimos también los huevos, uno a uno, batiendo enérgicamente.
  • Cuando la mezcla anterior haya hervido, la vertemos sobre el bol con la leche, la maicena y los huevos. Es muy importante hacerlo en forma de hilo (es decir, poco a poco y de forma continuada) al mismo tiempo que con las varillas de mano vamos batiendo la mezcla. Así, nos aseguraremos de que los huevos no cuajan.
  • En el cazo que hemos utilizado antes, ponemos toda la mezcla y la calentamos a fuego medio, sin dejar de mezclar con las varillas para que no se nos pegue en el fondo del cazo. Poco a poco irá espesando hasta obtener una masa consistente y un poco densa. Retiramos del fuego y tapándolo con un papel film, dejamos enfriar por completo a temperatura ambiente.
  • Cuando la yema ya no esté caliente, la vertemos encima de nuestro relleno de whisky. Alisamos por completo y volvemos a meter en el congelador para que cuaje.
  • Antes de servir, desmoldamos la tarta y colocamos un poco de azúcar encima de la yema. Con un soplete, tostamos.
  • También podemos acabar de decorarla con un poco de nata montada y almendra crocanti.
  • Dejamos la tarta unos 20-30 minutos antes de consumir a temperatura ambiente para que se descongele y nos resulte más esponjosa y cremosa a la hora de comer sin perder su frío característico.


Tarta Helada de Whisky (sin horno)

Espero que os haya gustado y que estéis esperando recetas navideñas con los brazos abiertos porque todo lo que voy a publicar a partir de ahora y hasta las fiestas va a estar pensado para esas comidas y cenas con las que despediremos este año 2016. Algunas más sencillas, otras más elaboradas, unas especiadas, unas chocolateadas... eso sí, todas con mucha magia y mucho sabor. 

Ojalá os animéis a preparar esta Tarta Helada de Whisky para vuestros familiares y amigos en estas navidades. Una receta clásica, con un toque innovador y con el que seguro triunfaréis!

Besoooootes <3 

16.11.16

TARTA MOUSSE DE MANGO Y MORA (SIN HORNO)

Buenos días! Las tartas sin horno son un acierto total en cualquier época del año, y es que además de ser muy fáciles de realizar, son tan ligeras y frescas que nos ayudan a que el final de una comida en familia o amigos sea sabrosa y nada pesada. Esta Tarta Mousse de Mango y Mora destaca por su combinación dulce y ácida entre las dos frutas, el crujiente de la base de galleta contrapuesto con la esponjosidad de la mousse de mango, y por acercarse humildemente a ese toque moderno que está actualmente en auge en el campo de la repostería y la pastelería.

Tarta Mousse de Mango y Mora (sin horno)


Después de mi última entrada en el blog [Bundt Cakes de Mango y Chocolate] puedo afirmar que sí, me ha dado por el Mango. Llevamos desde verano con él presente en las fruterías pero, como siempre, a mi las cosas me gusta aprovecharlas hasta último momento y por eso llevo más o menos 1 mes en el que no falta mango en mi casa. Mi combinación perfecta para él es con frutos rojos, con chocolate y/o con yogur, el desayuno perfecto!

En cuanto a la realización de esta receta la verdad es que ha sido la ocasión perfecta para probar y elaborar mi propia versión de la mousse de mango y yogur de mi querido Bavette. Se trata de un blog de pastelería moderna y otras delicias en el que me encanta pasar horas surfeando entre sus páginas, aprendiendo nuevas técnicas y descubriendo un sinfín de combinaciones. Por ello, en esta ocasión me he basado en él, modificando las cantidades del crujiente de galleta y cambiando el relleno de la mousse por un gelée de moras. Vamos a por la receta!

Tarta Mousse de Mango y Mora (sin horno)



TARTA MOUSSE DE MANGO Y MORA (SIN HORNO)


* Cantidad para 8 personas. Molde esférico de unos 14cm de diámetro y base de 18cm de diámetro.

INGREDIENTES para el crujiente de galleta:

  • 150g galletas María
  • 80g mantequilla

PREPARACIÓN del crujiente de galleta:

  • Con la ayuda de una trituradora, o bien dentro de una bolsa y con un rodillo, picamos las galletas hasta hacerlas polvo.
  • Deshacemos la mantequilla en el microondas y juntamos con la galleta. Mezclamos hasta obtener una masa.
  • Forramos el molde (el mío de 18cm redondo) con un poco de papel film en la base (así luego será más fácil sacar el crujiente de galleta) y echamos la masa de galleta. Aplastamos dejando una capa lo más lisa y uniforme posible.
  • Metemos en la nevera para que endurezca mientras realizamos las siguientes elaboraciones.

Tarta Mousse de Mango y Mora (sin horno)


INGREDIENTES para el gelée de mora:

  • 80g moras
  • 1 hoja de gelatina
  • 25g azúcar

PREPARACIÓN del gelée de mora:

  • En un bol con agua muy fría, hidratamos la gelatina durante 10-15 minutos.
  • Trituramos las moras hasta hacerlas puré. Entonces, las metemos a fuego medio junto al azúcar hasta que la mezcla llegue a ebullición. Siempre mezclando para evitar que se pegue en la base de nuestro cazo.
  • Retiramos del fuego y con un chino de malla fina, colamos para deshacernos de las pepitas.
  • Añadimos la gelatina ya hidratada, mezclamos hasta que no haya grumos y vertemos la preparación dentro de un molde o un aro de repostería de 10 cm de diámetro. Dejamos reposar a temperatura ambiente y luego metemos en la nevera hasta que la mezcla gelifique (si queréis, podéis poner primero unos minutos en la nevera y luego al congelador para que el proceso sea más rápido).

Tarta Mousse de Mango y Mora (sin horno)


INGREDIENTES para la mousse de mango:

  • 125ml nata
  • 175g puré de mango
  • 125 yogur griego natural
  • 50g azúcar
  • 25g claras de huevo
  • 5 hojas de gelatina

PREPARACIÓN de la mousse de mango:

  • Hidratamos la gelatina con agua muy fría durante unos 10-15 minutos.
  • De mientras, en un bol montamos las claras de huevo con el azúcar hasta conseguir un merengue firme y brillante. Reservamos en la nevera.
  • En otro bol, semimontamos la nata, es decir, justo hasta que empieza a coger un poco de cuerpo. Reservamos también en la nevera.
  • Procedemos a realizar el puré de mango: pelamos, troceamos y trituramos 175g de mango natural (también podéis comprar puré de mango ya preparado). Lo separamos en dos boles. Uno de ellos lo calentamos a fuego bajo y le añadimos la gelatina. Removemos hasta que se disuelva por completo y no queden grumos. Retiramos del fuego y vertemos sobre la otra mitad de mango. Removemos.
  • Incorporamos el yogur griego con movimientos envolventes con ayuda de una espátula de mano. De la misma manera, añadimos también el merengue y la nata que tenemos reservados en la nevera.
  • Vertemos 3/4 de esta mousse de mango en el molde semiesférico, metemos en la nevera para que coja un pelin más de cuerpo.
  • Ahora, desmoldamos el gelée de mora y lo colocamos encima de la mousse de mango que ya tenemos puesta en el molde. Hundimos ligeramente y tapamos con la mousse de mango restante.
  • Metemos en el congelador hasta que la masa solidifique y sea totalmente fácil separarla del molde sin dañar la forma (yo la he dejado toda la noche).
  • Cuando esté lista, retiramos del molde y colocamos encima del crujiente de galleta.
  • Dejamos a temperatura ambiente un tiempo antes de servir para que se descongele y adquiera la textura aireada y esponjosa. Si preferís, también se puede reservar en la nevera y luego retirar un poco antes de servir.
  • Decoramos al gusto: yo he usado un poco de jalea de mora y tres moras.

Tarta Mousse de Mango y Mora (sin horno)


Como habéis visto, se trata de una tarta deliciosa en la que la única complicación son los tiempos de refrigeración (bueno, si se le puede llamar complicación a eso!). El hecho de incorporar en el interior de la mousse una gelificación de mora no sólo aporta un contrapunto de sabor sino que además añade más riqueza y atractivo visual a cada uno de sus cortes. Una técnica que cada vez me engancha más y que estoy segura poco a poco iré perfeccionando y añadiendo en más recetas mías.

Espero que os animéis encarecidamente a preparar esta receta, que os guste y que me compartáis vuestras dudas, impresiones y resultados!

Besooootes <3

9.11.16

BUNDT CAKES DE MANGO Y CHOCOLATE

Buenos días! Entre calabazas, manzana, canela y muchas otras especias tan características de esta época del año, hoy he querido dar todo el protagonismo a una fruta que adoro y que ahora, incluso en noviembre, sigue manteniendo todo su sabor y esplendor: el mango! Y como el fin de semana pasado tuve una cenita con invitados en casa, decidí que fuesen mis conejillos de indias para estos Mini Bundt Cakes de Mango y Chocolate. Y sí han llegado a estar en mi blog es porque... han superado la prueba de fuegooo!!

Bundt Cakes de Mango y Chocolate

En ocasiones me da un poco de apuro utilizar puré de frutas en mis bizcochos ya que debido a la humedad que le aporta, éstos pueden quedar densos y pesados. Pero, os aseguro que éste no es el caso! El resultado es un Bundt Cake muy esponjoso (de esos que si chafas con las yemas de los dedos, vuelen al sitio por si solos!), perfectamente equilibrado en sabores y con la jugosidad que aportan los trocitos de mango de su interior.

Nosotros lo acompañamos de una bola de helado de vainilla y os aseguro que se convierte en el colofón perfecto para cualquier cena. Y además, en formato individual, que queda monísimo presentado en el plato!

Bundt Cakes de Mango y Chocolate


BUNDT CAKES DE MANGO Y CHOCOLATE

*6 mini moldes de Bundt Cake


INGREDIENTES para el bizcocho de mango:

  • 25g mantequilla
  • 80g azúcar
  • 1 huevo L
  • 100g harina
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 20ml leche
  • 90g puré de mango
  • 30g tiras finas de mango natural

PREPARACIÓN del bizcocho de mango:

  • Precalentamos el horno a 165º con calor arriba y abajo, y engrasamos nuestros mini moldes para Bundt Cake con spray desmoldante o un poco de mantequilla semi derretida.
  • Dejamos la mantequilla a temperatura ambiente hasta que obtenga una textura pomada (al chafarla con el dedo, se hunde suavemente dejando la huella completamente marcada).
  • En un bol juntamos la levadura y la harina, tamizamos y reservamos.
  • Preparamos el puré de mango: pelamos y cortamos a dados 90g de mango natural. Metemos en una trituradora y hacemos un puré.
  • También, preparamos las tiras finas de mango natural con 30g más de dicha fruta.
  • Empezamos a elaborar la receta. Debido a la poca cantidad de masa que he elaborado en esta ocasión, no he utilizado ningún robot, sino que he realizado la mezcla a mano, de manera tradicional con unas varillas de mano. Lo primero es mezclar la mantequilla ya pomada con el azúcar. La mezcla blanqueará y se volverá sedosa.
  • Incorporamos el huevo y batimos enérgicamente, no solo para que se integre por completo, sino para que la mezcla adquiera aire y, por ello, más esponjosidad.
  • Añadimos el puré de mango y mezclamos suavemente para que se reparta correctamente.
  • Ahora, icorporamos la harina y la levadura previamente tamizadas. Lo haremos con movimientos suaves y envolventes, mezclando justo hasta que no queden ningún grumo, no más.
  • Por último, incorporamos la leche y volvemos a mezclar con movimientos envolventes.
  • Rellenamos un poco menos de la mitad de nuestros moldes con la masa. Entonces, repartimos las tiras finas de mango natural en las 6 cavidades, ésto aportará un toque jugoso y más afrutado a nuestros Bundt Cakes.
  • Acabamos de repartir la masa en los moldes y metemos en el horno durante 20 minutos (yo he usado moldes de silicona, si usáis otro tipo de molde, puede variar el tiempo de horneado). Principalmente hasta que al pinchar nuestros Bundt Cakes con un palillo, éste sale limpio y seco.
  • Cuando estén listos, retiramos del horno y sin sacar del molde, dejamos que se enfríen 10 minutos encima de una rejilla. Pasado este tiempo, ya podemos retirar del molde y observar lo bonitos que nos han quedado!
  • Dejamos enfriar por completo encima de una rejilla.


Bundt Cakes de Mango y Chocolate

INGREDIENTES para la cobertura:

  • 45g chocolate negro con mango (yo he usado Torras sin azúcar añadido)
  • 1 nuez de mantequilla (más o menos una cucharadita)

PREPARACIÓN de la cobertura:

  • En un cazo al baño María, derretimos el chocolate negro con mango. Incorporamos un poco de mantequilla para que quede más ligero. Removemos para que se deshaga y se integre con el chocolate.
  • Retiramos del fuego y esperamos un par de minutos.
  • Con la ayuda de una cucharilla de cafe, bañamos la superfície de nuestros Bundt Cakes.


Bundt Cakes de Mango y Chocolate

Espero que le déis una oportunidad a esta maravillosa fruta que taaaaaanto nos recuerda a esos momentos de desconexión y disfrute de este verano. Yo por lo menos voy a apurarla al máximo hasta sus últimos días, ya sea elaborando más recetas con ella, como acompañándola de un yogur o una tostada con queso de untar. Que rica!!!

Como siempre os digo, me encantaría que os animéis a probar esta receta, me compartáis vuestros resultados, dudas y impresiones. 

Besoooootes <3 

27.10.16

HALLOWEEN: RED VELVET DRIP CAKE (NATURAL - REMOLACHA)

Buenos días! El espíritu Halloween sigue dentro de mí y ésta vez me he atrevido a presentaros algo más elaborado: una Drip Cake de Red Velvet y Leche condensada. Hace tiempo que tenía ganas de descubrir cual es el verdadero sabor de una tarta elaborada con remolacha... y una fiesta en la que la sangre y lo tétrico son los protagonistas, es la ocasión perfecta! 

Halloween Red Velvet Drip Cake (Natural Remolacha)

Tenía ganas de preparar algo más "sangriento" sin que llegase a dar miedo y que pudiese complementar a mis Halloween Treats: Calabazas, Jack Skellington y Momias. Sé de muchos que este fin de semana vais a celebrar una fiesta de disfraces terroríficos en vuestras casas, y porqué no sorprender a vuestros invitados con una mesa dulce totalmente ambientada? Además que todo está riquisisisiisisisimo! 


Esta tarta ha nacido como una investigación de muchos blogs y redes, así que puedo decir que es un "machambrá" de muchas webs. Para el bizcocho Red Velvet me he basado en la receta de Sanda, La receta de la felicidad (he modificado algún ingrediente y adaptado cantidades); para la crema, me he basado en la receta de crema de harina de Megasilvita (también he modificado cantidades y la he adaptado para que sea de leche condensada); para la decoración he cogido ideas de Cakemerchant y Savour the date

RED VELVET DRIP CAKE (NATURAL - REMOLACHA)

Molde redondo 11cm de diámetro (3 pisos)

INGREDIENTES para el bizcocho Red Velvet:
  • 85ml Buttermilk (aprox. 75ml de leche y 10ml de vinagre blanco)
  • 150g Remolacha cruda
  • 1 y 1/2 cucharada de Vinagre de vino blanco
  • Zumo de 1/2 limón
  • 85g Mantequilla
  • 130g Azúcar
  • 1 Huevo L
  • 1/2 cucharada de pasta de Vainilla
  • 160g Harina
  • 1 y 1/2 cucharadita de Levadura química en polvo
  • 1/2 cucharada de Cacao en polvo

PREPARACIÓN del bizcocho Red Velvet:
  • Precalentamos el horno a 160º con calor arriba y abajo. Engrasamos con spray desmoldante o mantequilla nuestros moldes (yo he usado 3 moldes para Layer Cake de 11cm de diámetro, aunque podéis hacerlo en un único molde teniendo en cuenta que el tiempo de horneado aumentará). Reservamos para uso posterior.
  • Dejamos la mantequilla a temperatura ambiente y cortada a dados para que adquiera una textura pomada, blanda pero no deshecha.
  • En un bol juntamos la harina, el cacao y la levadura. Tamizamos y reservamos. 
  • Preparamos el Buttermilk con las cantidades especificadas antes. Dejamos reposar entre 10 y 15 minutos. Veréis que se vuelve grumoso, como si se cortase. 
  • Pelamos y cortamos la remolacha en dados pequeños y lo metemos en una trituradora. Incorporamos también el vinagre,el limón y el buttermilk. Trituramos hasta conseguir un puré fino, sin grumos. Reservamos.

*También podéis hacerla con remolacha cocida, os será más fácil de triturar y que quede liso pero el color no será tan rojizo como con la remolacha cruda. 

  • Batimos la mantequilla con el azúcar, primero a velocidad media y luego a velocidad alta hasta que blanquee. Añadimos el huevo y seguimos batiendo a velocidad alta para que la mezcla adquiera aire. 
  • A nuestra masa, incorporamos la pasta de vainilla y el puré de remolacha. Mezclamos a velocidad  media hasta que se integre completamente. La mezcla parecerá cortada pero no os preocupéis, es por la cantidad de líquido añadida. 
  • Por último, incorporamos los ingredientes secos tamizados: harina, cacao y levadura. Mezclamos suavemente, con una espátula de mano o a la velocidad mínima, con movimientos envolventes. 
  • Repartimos la mezcla de nuestro Red Velvet en los tres moldes, a partes iguales. 
  • Metemos en el horno durante unos 30 minutos, hasta que al pinchar los bizcochos con un palillo, éste sale limpio y seco. 
  • Cuando esten perfectamente horneados, dejamos que se enfrien en una rejilla. Pasados unos 10 minutos, retiramos del molde para que se enfrien totalmente. Si lo necesitáis, con una lira, igualáis la altura de las tres capas de bizcocho antes de poner la crema (yo no he tenido que hacerlo ya que he sido muy precisa en las cantidades de cada molde y todos han salido igual de altos). 

INGREDIENTES para la crema de leche condensada:

  • 150ml Leche
  • 3 y 1/2 cucharadas de Harina
  • 170g Mantequilla
  • 70g Azúcar glas
  • 5 cucharadas de Leche condensada

PREPARACIÓN de la crema de leche condensada:
  • Calentamos ligeramente la leche (en el caso de que la tengáis en la nevera) y le añadimos la harina. Con unas varillas, removemos bien para que no se formen grumos. Ponemos en un cazo a fuego medio, y veréis como se va formando una bechamel. Debemos ir mezclando con unas varillas sin parar ya que sinó la mezcla se engancha en la base del cazo. Cuando la bechamel esté densa y pastosa, retiramos del fuego. Dejamos enfriar por completo a temperatura ambiente. 
  • Dejamos la mantequilla a temperatura ambiente para que adquiera una textura pomada.
  • En el bol de nuestra batidora, tamizamos el azúcar glas. Le incorporamos la mantequilla y batimos aumentando la velocidad progresivamente hasta conseguir una mezcla blanquecina. 
  • Añadimos la bechamel (que ya estará fría - es muy importante que no esté nada caliente o puede deshacer la mantequilla y no conseguiremos obtener la crema). Seguimos batiendo durante 1 minuto hasta que se integre por completo y no haya grumos.
  • Cucharada a cucharada y a velocidad baja, vamos introduciendo la leche condensada. La cantidad es un poco al gusto, yo he puesto bastante (por no decir mucho!) pero pensad que contra más leche condensada, menos consistente queda la crema, así que debemos ir con cuidado.
* Si queréis aromatizar la crema con otro sabor que no sea la leche condensada debéis: aumentar un poco el azúcar, reducir un poco la harina y añadir la pasta/esencia que más os guste).
  • Con esta crema de leche condensada, rellenamos y cubrimos nuestra Drip Cake. Os recomiendo meter la crema en la nevera un rato antes de usarla para que coja cuerpo y consistencia y os sea más fácil decorar vuestra tarta. 
*La tarta Red Velvet también combina a la perfección con mi Crema de Queso perfecta o una buena SMBC de chocolate blanco. Son sabores que casan a la perfección y aportarán el toque dulce que necesita este bizcocho. 


INGREDIENTES para el drip y la decoración:
  • Cobertura blanca
  • Una nuez de mantequilla
  • Marshmallows (nubes blancas)
  • Colorante negro
  • Colorante rojo

PREPARACIÓN del drip y la decoración:
  • Empezamos realizando el salpicado a la tarta. Para ello, diluimos una pizca de colorante negro en unas gotas de leche. Mojamos un pincel y con el dedo raspamos los pelos del pincel para que salpique el colorante en la tarta (cubrid la superficie donde lo hagáis porque lo pringa todo!). 
  • Para hacer el goteado rojo, deshacemos cobertura blanca al baño María. Cuando esté prácticamente deshecho y si es un poco espeso, añadimos una nuez de mantequilla y mezclamos. Teñimos con un poco de colorante rojo, hasta conseguir el tono deseado. Dejamos temperar un poco y repartimos por la superficie de la tarta, realizando el goteado con cuidado. 
  • Para hacer los fantasmas, necesitamos marshmallows de diferente tamaño. Con un pincel fino y colorante negro, pintamos los ojos. Colocamos para decorar nuestra tarta (si la cobertura está endurecida y no se engancha, podéis usar un poco de la crema de leche condensada para pegarlos). 

Un bizcocho super esponjoso, con un color que cautiva y un sabor que sorprende, que combinada con la crema de leche condensada hacen un dúo impresionante. Me hace pensar en las tartas de zanahoria o calabacín... que no saben para nada a dichos ingredientes! Pues aquí igual, tiene su propio sabor, su propio matiz...sana y natural... diferente al de una Red Velvet elaborada con colorante (que también me fascina, por cierto). Debéis de probarla! 

Espero que os animéis a preparar esta tarta sangrienta para Halloween. Vais a dejar a todos con la boca bien abierta. 

Besooooootes <3