TURRÓN CREMOSO DE CHOCOLATE CON TRUFAS

9.12.15

Buenos días!

Parece ser que el espíritu navideño empieza a llegar a mi y se ve cada vez más presente en mis posts. De hecho, me han venido bastantes ideas para hacer, pero como sabéis, diciembre es un mes muy corto en el mundo blogger (llegan las fiestas y... por supuesto, el blog también hace vacaciones), así que he decidido prepararos en mi blog tres recetas especiales para estas fechas. 

Queréis conocer la primera de ellas?




Una Navidad no es real si en la mesa no tenemos un turrón. Ya sea un clásico de yema, de almendra, de coco... o un moderno de soufflé, nunca falla en las reuniones familiares, en las tardes que se alargan hasta bien entrada la noche, en las comidas y celebraciones, o simplemente como caprichito de media tarde. 

Por este motivo, y sobretodo por mi acentuada pasión por el chocolate, hoy os he preparado un turrón de lo más chocolateado. Pero qué tiene de especial?

Mi turrón se compone de una capa crujiente de chocolate negro 70%, dentro de la cual encontraréis unas deliciosas trufas caseras de chocolate y Baileys, junto a un cremoso de chocolate con leche y almendras. Todo ésto coronado por más chocolate negro en fideos, avellanas tostadas enteras y maravillosas trufas. Podríamos decir que se trata de un Turrón de Chocolate a las 4 texturas. 



Con este turrón, además, me he decidido a participar en un concurso organizado por Chocolates Valor. Dicho evento se merecía algo especial... mira que tengo recetas que contienen chocolate... pero había que sacarle todo su potencial. Por ello, todos los chocolates que he empleado pertenecen a esta marca y se encuentran en cualquier supermercado cercano.

Las cantidades para elaborar las trufas dan para un total de 40, si son de tamaño pequeño como las mías, o bien unas 20-25 si las hacéis de tamaño estándar. Las cantidades del turrón dan para una tableta. 



TURRÓN CREMOSO DE CHOCOLATE Y TRUFAS

INGREDIENTES para las trufas:

  • 150g chocolate negro 70%
  • 50ml Baileys
  • 120ml nata líquida para montar
  • 1 cucharada de azúcar
  • Cacao en polvo (para rebozar las trufas)

PREPARACIÓN de las trufas:

  • En un cazo a fuego medio, clocamos la nata y el azúcar. Dicha mezcla debe llegar a punto de ebullición, y en ese momento, lo retiramos del fuego.
  • Añadimos el chocolate negro a trozos, removiendo con una pala o cuchara de madera para que se deshaga por completo con el calor de la nata+azúcar. 
  • Incorporamos el Baileys y seguimos removiendo para que se integre por completo. El olor que desprende es inexplicable... mmmmmm!
  • Dejamos nuestra mezcla a temperatura ambiente hasta que se enfríe por completo. En ese momento, tapamos el cazo con papel film y lo metemos en la nevera hasta que endurezca. En mi caso, lo he dejado en la nevera toda una noche... realmente os lo aconsejo ya que así no debéis preocuparos de horas ni nada. 
  • Sacamos la preparación de la nevera y formamos las bolitas de trufa. Con una cuchara, cogemos una pequeña porción de masa y le damos forma con las manos. Si veis que con el calor de la manos la trufa se queda un poco pringosa, os recomiendo poneros guantes de látex. Mucho menos pringoso. 
  • Vamos colocando las bolitas en un plato y las llevamos a la nevera para que acaben de endurecer (como ya han estado toda la noche, con un par de horas es suficiente, pero lo máximo que puedan estar será genial!). Como os he comentado, a mi me han salido 40... pero pequeñitas.  
  • Sacamos las trufas de la nevera y las rebozamos en cacao en polvo. Nyaaaaaaaaaam.
*Es mucho mejor comerlas de un día para otro ya que los sabores cogen más intensidad. Además, en mi caso me gustan más frías de la nevera que no cuando están a temperatura ambiente, pero eso ya va a gustos.




INGREDIENTES para el turrón:

  • 250g chocolate con leche
  • 120ml nata líquida para montar
  • 40g azúcar
  • 40g mantequilla
  • 60g avellanas
  • 10 trufas de chocolate y Baileys (se incorporan en el montaje del turrón)
  • 280g chocolate negro 70% (para la capa exterior del turrón - se utiliza en el montaje)
  • Fideos de chocolate negro (para la decoración comestible)
  • Avellanas tostadas enteras (para la decoración comestible)
  • Más trufas de chocolate y Baileys (para la decoración comestible)

PREPARACIÓN del turrón:

  • Con la ayuda de una picadora, troceamos las avellanas. Os aconsejo que queden trocitos, ni muy grandes ni muy pequeños, para que se note el toque crujiente del fruto seco a la hora de comerse el turrón y a la vez quede bien repartido por todo el relleno.
  • En un cazo a fuego medio, colocamos la nata y el azúcar. Esta preparación debe llegar a ebullición, y justo en ese momento lo retiramos del fuego. Añadimos el chocolate con leche a trozos y removemos con una cuchara o pala de madera para que se deshaga y se integre en la preparación. 
  • Incorporamos, también, la mantequilla y removemos para que se deshaga. 
  • Dejamos que nuestra crema de relleno se temple a temperatura ambiente.
  • Pasado este tiempo, añadimos las avellanas troceadas y removemos para que se repartan por toda la crema. Dejamos enfriar por completo a temperatura ambiente o bien pasados 20-25 minutos, tapamos el cazo con papel de film y lo metemos en la nevera. 

En cuanto al MONTAJE del turrón, veréis que es muy fácil:

  • Necesitamos un molde para turrón. Yo uso uno de acero inoxidable que tiene las medidas perfectas para una tableta, aunque si no tenéis, también podéis adaptar un brick de leche y forrarlo (mirad en internet que hay muchas maneras de hacerlo - aunque eso sí, como la comodidad y la perfección en el resultado gracias al molde... no hay nada!).
  • Al baño María o bien en el microondas deshacemos unos 200g del chocolate negro 70%. Temperamos el chocolate y lo vertemos dentro del molde, de manera que éste cubra la superficie y los 4 laterales. Si queréis, con un pincel de silicona podemos eliminar los posibles grumos de chocolate que quedan, sobretodo, en las esquinas de los laterales. 
  • Dejamos que solidifique ligeramente a temperatura ambiente y luego lo metemos en la nevera. En tan solo unos minutos veréis que el chocolate ha endurecido por completo (a mi me gusta dejarlo más rato... unos 20 más o menos, y en ese tiempo aprovecho para hacer otras cosas... pero tampoco es necesario). 
  • Ponemos una primera capa muy fina del relleno cremoso de chocolate con leche y avellanas. Entonces, encima de esta primera capa, colocamos las 10 trufas dentro del molde, repartidas y separadas entre ellas. 
  • Con la ayuda de una cuchara, vamos incorporando el relleno cremoso restante, repartiendo bien por los laterales, entre las trufas... hasta que éstas queden bien cubiertas y tapadas. 
  • Metemos de nuevo en la nevera para que acabe de enfriar y coger cuerpo. Ahora si que necesita más tiempo... yo os recomiendo una noche entera (al menos es lo que yo he hecho), pero sino es cuestión de ir controlando los tiempos - supongo que a partir de las 2 horas ya podréis pasar al siguiente paso.
  • Deshacemos el chocolate negro restante, temperamos y lo repartimos por encima del relleno. Dejamos a temperatura ambiente hasta que esté más o menos endurecido, y luego a la nevera para que acabe de "cuajar".
  • Luego es cuestión de desmoldar y decorar con nuestros toppings: fideos de chocolate, avellanas y más trufas! Para hacerlo, yo he deshecho un poco más de chocolate negro y con un pincel de silicona he pintado la capa superior del turrón. Antes de que endurezca, engancháis los toppings y listo.




Fácil, muy, muy, muy fácil de elaborar, con ingredientes que todos tenemos en casa o que podemos encontrar en cualquier tienda cercana.

En cuanto al resultado, me encanta el contraste entre el crujiente de la capa exterior y la cremosidad del relleno. Y las trufas? Aiiii las trufas... que a pesar de haber tantas no han durado ni 3 días en casa! Creo que en plenas navidades me van a "obligar" a repetirlas, ya lo estoy viendo! Sabor: chocolate... con eso os lo digo todo! Ahora en serio, me encanta la combinación de los diferentes grados de intensidad de cada chocolate, que además combinados con el licor es una explosión en boca que, a mi, me encanta.

Por si os habéis quedado con ganas de más, os recuerdo que hace poco publiqué un turrón clásico en el blog de Megasilvita: Turrón de Guirlache. Rapídisimo de hacer (en menos de 20 minutos lo tienes listo) y mucho más sano y rico que el comprado! 

Y antes de despedirme definitivamente recalco... un turrón de chocolate cremoso, delicioso y muy fácil!

Espero que os animéis a prepararlo estas Navidades y, por supuesto, que le deis vuestro toque personal!

Besoootes <3

6 comentarios:

  1. Sin duda....¡toda una tentación! Has elaborado un turrón con una pinta deliciosa, que si me pillase más a mano, no creo que te dejase nada de nada jajajaja Me ha encantado ;)

    ResponderEliminar
  2. No soy mucho de turrones, bueno de dulces navideños en general salvo las galletas de jengibre, pero este turrón tiene muy buena pinta.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  3. Pero como eres tan malvada!!!!!!!! por Dios, tremenda creación la tuya!!!!!!! la foto de ese corte hace que babeé como si no hubiera mañana... El mejor turrón que he visto en todo los tiempos... Eres lo mas.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Peazoooooo turron, menuda delicia y encima es que es precioso!!!!
    Besos reina

    ResponderEliminar
  5. Qué ricura!! Y las fotos... un espectáculo!
    Besos

    ResponderEliminar